SUPER ÁNGEL

Muy buenas,

soy Ángel Gómez

y soy el profe de Super-Judo en La Super Hero Academy.


¿Y cuál es mi Super-Poder? Pues es la Suerte


Pero antes de hablarte de si la suerte se puede controlar o no,

o de si es un verdadero Super-Poder o no,

quiero contarte un poco más de mi.


Por eso de no dejar a tu hijo con un zumbado que se tire de un tercer piso

y diga que con su super-poder de la suerte no le va a pasar nada.


Pues soy un niñito grande, desde que nací en Albacete.

Para quien no lo conozca un pueblo grande abandonado de la Mano de Dios en Castilla-La Mancha. 


Un pueblo entre Madrid y Valencia,

para los que sois igual de malos que yo en Geografía. 


Os estaba diciendo, que me lío,

que desde siempre he sido el pequeño de la familia.

Y por eso tenía suerte,

al menos al principio.


Todos me cuidaban, mi familia, mis vecinos

 y por supuesto mis dos hermanos: Blas y Pedro,

al segundo ya lo debéis conocer,

porque es uno de los responsables de esta locura.


Y si no lo conocéis os dejo un enlace a su historia para que veáis su historia, que es muy chula también.


Pero no me desvío más,

todo el mundo me cuidaba y en el cole me iba bastan bien.

Después pasé al instituto y también super.


También he tenido suerte en ese sentido,

no estudiaba mucho y mis notas eran buenas ☺️


Llegados a este punto te preguntarás,

¿y qué tiene que ver todo esto con el Judo?


Pues poco, pero necesito un contexto para que lo entiendas todo bien 


Pues no te lo vas a creer, pero en Judo me costó adaptarme.

Empecé a practicarlo con 3-4 años.


Aunque bueno, practicarlo se quedaba grande en ese entonces,

corría por el tatami como un pollo sin cabeza.


Aun así, como siempre,

poco a poco, se me daba mejor.

No lo hacía muy bien, pero desfrutaba mucho.


Pero un día, pasó algo.

Empecé a tener un poquito menos de suerte con los estudios. 


Cuanta más suerte tenía en Judo, menos suerte tenía en los estudios.

Era algo raro,

porque yo hacía lo mismo que llevaba haciendo siempre.


Hasta el punto que en 3º de la E.S.O suspendí 5 asignaturas,

5 en el primer trimestre,

las misma 5 en el segundo

y 1 en el tercero. 


Esta vez mi Super-Suerte iba fallando.

Con lo que hacía, no bastaba.


Sin embargo, al mismo tiempo

quedé Campeón de Castilla-La Mancha en Judo. 


No lo entendía,

estudiaba como siempre y entrenaba como siempre.

¡Y LOS RESULTADOS ERAN COMPLETAMENTE DISTINTOS!


¿Es que mi suerte empezaba a fallar?

¿O sólo se concentraba en una cosa? 


Bueno, el caso es que lo entendí como un aviso de que tenía que estudiar más

y así lo hice. 


En 4º comencé a ir todos los días a la biblioteca.

Pero no os voy a mentir, no soy ese chico pulcro y perfecto que parecía.


Me gustaba una chica e iba para estar estar con ella.

Lo que pasa a esa edad, ¿no? 


En otra ocasión os cuento esa historia (:


El caso es que descubrí,

que en la biblioteca me concentraba más

y aprovechaba mejor el tiempo.


Y lo mejor,

me pillaba más cerca del gimnasio donde entrenaba Judo.


Todo genial hasta segundo de Bachiller,

donde ya me dijeron que había que estufiar más que nunca.


Llegados a este punto todos mis compañeros,

empezaron a dejar sus deportes,

sus actividades extraescolares como el conservatorio, etcétera.


Y no se por qué,

a mi se me metió que yo debía entrenar más.

No recuerdo el motivo exacto por el que lo hice.


En mi cabeza era sencillo,

me había ido bien estudiar 20-30 horas a la semana,

entrenando 4 horas y media. 


Si ahora iba a estudiar 40-50 horas a la semana.

Tendría que entrenar, al menos 7 horitas a la semana.


Además, no te voy a mentir.

Quería hacerlo mejor cuando compitiera.


¡Y salió todo bien!


Entré en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de Valencia.

Que es lo que era INEF antes o Educación Física.


No os lo conté,

pero desde siempre he tenido claro que quería estudiar esa carrera.

Puesto que mi sueño era convertirme en Profe de Judo.


Y todo marchó bien, saqué mi título.

Encontré un grupo de Judokas (practicantes de Judo) a los que considero mi familia.


Por eso siempre me oiréis decir:

"Judo significa Familia"


(Sí me he copiado de Disney, de Lilo y Stitch)


De hecho desde el segundo año que estuve allí,

empecé a cumplir mi sueño,

ser Profesor de Judo.


El mayor problema que tuve fue la Pandemia

y dejar de ser Profe de Judo.

Ni mi Super-Suerte pudo ayudarme con eso,

ojalá hubiera podido ayudarnos a todos,

¿verdad?


Al menos tuvimos tiempo de reflexionar.

Y me di cuenta,

que no era un sueño lo que estaba viviendo,

sino una ilusión.


Porque cuando me paré a pensarlo estaba:


-Cobrando 600€ como profe (el mes que más cobraba)

De los cuales:


-300€ Eran Para el Alquiler y los gastos de una habitación.

Porque no estaba en casa.


-100€ (mínimo) para la gasolina de ir a los pueblos a dar las clases.


-Unos 200€ para comida.


Y ya paro de contar para no deprimirme ni a mi, ni a nadie


En resumen,

estaba pagando por trabajar.

De lo que había soñado, sí.

Pero pagando.


Y bueno, después de este tremendo palo,

descubrí que la Suerte NO era mi Super-Poder.


Que mi suerte iba ligada a mi verdadero Super-Poder.

Que es la AUTOCONFIANZA,

si nos ponemos teóricos la autoconfianza está dividida en 3 partes:


-AUTOCONCEPTO: la percepción que tengo de mi mismo y de mis capacidades.


-AUTONOMÍA: Las cosas que soy capaz de hacer por mi mismo y cuándo debo pedir ayuda.


-AUTOESTIMA: Tener claro mis puntos FUERTES y cómo utilizarlos.


Y si lo piensas bien,

era totalmente así,

en los sectores que tenía buena AUTOCONFIANZA me iban bien,

tenía suerte:


-Los estudios, tenía la AUTOCONFIANZA de que era bueno.


-En Judo, tenía la AUTOCONFIANZA de que se me daba bien.


-Y en el plano laboral, no tenía la AUTOCONFIANZA suficiente.

Puesto que creía que no podría conseguir algo mejor.


En ese momento, junto con Pedro,

mi hermano del que os he hablado más arriba,

montamos la SUPER HERO ACADEMY.

Y yo me decidí a ser el Profe de Super-judo.


¿Y por qué SÚPER?

Porque mi objetivo es que los niños cojan estos SUPER-PODERES

que me han servido para conseguir ser todo lo capaz que soy hoy:


-La AUTOCONFIANZA para que ellos también lo puedan ser lo que quieran ser.


-DISFRUTAR que esto es un Super-Poder,

puesto que sin él nada dura en el Tiempo ,

es el motivo por el que empecé en el camino

y me he decidido a que todos mis alumnos disfruten haciéndolo.


-Y por supuesto la RESILIENCIA, que es justo lo que aprendemos en Judo,

a que cuando nos caemos, nos levantamos

y cuando nos tiran, TAMBIÉN nos levantamos.


Yo se que esto es muy bonito

y que parece una locura enseñarlo en una clase de Judo.


 Por eso te dejo aquí abajo un botón para que reserves una clase

cuando os venga bien y salgas de dudas ☺️

>